contenido    Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs   Mapa web        Buscador
 
   Portada       Acerca del Web de la Espalda   
 

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Diagnóstico

Las pruebas radiológicas: La resonancia magnética (RM)

Qué es

Consiste en colocar al paciente en el centro de un campo magnético muy intenso y de una frecuencia específica. La atracción magnética generada por el aparato dirige los electrones de algunas sustancias corporales hacia la fuente del campo magnético. En ese momento se capta una imagen que visualiza la forma de los tejidos formados por esa sustancia.

Qué permite

La resonancia magnética es el procedimento que permite ver mejor los tejidos blandos, es decir, todos los componentes de la columna vertebral que no son hueso, como el disco intervertebral, la médula espinal, las raíces nerviosas o la eventual existencia de fibrosis postquirúrgica. Aunque también permite ver el hueso, éste se ve mejor con el escáner.

Riesgos

La resonancia no expone al paciente a ningún tipo de irradiación peligrosa ni es dolorosa. Requiere, sin embargo, que el paciente esté quieto durante unos 15 minutos en un espacio pequeño, por lo que puede ser desagradable para los que sean ansiosos o tengan tendencia a la claustrofobia.

Indicaciones

La resonancia magnética es el procedimiento indicado para ver los tejidos blandos, como el disco intervertebral.

No obstante, estudios recientes han demostrado que la resonancia magnética (RM) no es tan fiable como se consideraba en el diagnóstico de las dolencias de espalda: la misma imagen era interpretada de manera distinta por médicos diferentes, o incluso por el mismo médico en momentos diferentes.

La RCGP recomienda su realización inmediata en los siguientes casos:

  1. Cuando se sospecha que el dolor no se debe a una patología mecánica del raquis, como por ejemplo en pacientes que han tenido cáncer, o cuando el dolor aparece acompañado de alteraciones neurológicas generalizadas.

  2. Cuando hay datos que sugieren la necesidad de operar con urgencia, como pérdida de control de los esfínteres -el paciente orina o defeca sin poder controlarlo-, pérdida marcada o progresiva de fuerza, o anestesia en el periné (entrepierna) y la zona interna de los muslos.

En el caso de pacientes con ciática -dolor que baja por la pierna siguiendo el trayecto de una raíz nerviosa- resistente al tratamiento aplicado, la RCGP recomienda esperar unas 6 semanas antes de realizar la resonancia magnética.

En el resto de los pacientes, los últimos estudios indican que  supone molestias innecesarias, costes superfluos, y riesgos injustificados. Por ejemplo, el hecho de realizar una resonancia magnética, esté indicada o no, aumenta hasta un 400% el riesgo de que el paciente termine siendo operado, sea necesario o no.

Restringir el uso de la RM a los casos en los que ha demostrado ser fiable,  evitará diagnósticos erróneos, tratamientos inadecuados y costes innecesarios.

 



Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 21 Febrero, 2014

     © 2003 Fundación Kovacs. All rights reserved. Webmaster · Política de protección de datos