contenido    Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs   Mapa web        Buscador
 
   Portada       Acerca del Web de la Espalda   
 

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

 El dolor de Espalda  > Causas del dolor > Alteraciones de la estructura de la columna vertebral

Luxación del coxis

Qué es

El coxis es la "rabadilla"; el hueso inferior de la columna vertebral. Está situado por debajo del sacro.

Columna vertebral vista de perfil
1. Cervicales
2. Dorsales
3. Lumbares
4. Sacro
5. Coxis

Es el resto de lo que en los animales es la cola y está unido al sacro por unos ligamentos que están inervados por muchas fibras nerviosas.

La luxación del coxis consiste en la separación del coxis del sacro. Típicamente, si el coxis es desplazado hacia atrás, no se separa totalmente del sacro sino que pivota hacia atrás, de forma que las fibras de la parte anterior los ligamentos se desgarran o distienden. A la inversa, si el coxis pivota hacia delante, son las fibras de la parte posterior de los ligamentos las que se distienden o desgarran.

Por lo tanto, estrictamente puede considerarse que no es exactamente una patología mecánica del raquis, ya que realmente se debe a un traumatismo y desplazamiento del hueso.

Cómo se produce

Para que el coxis se desplace, tiene que ser sometido a una fuerza importante. Las dos causas más frecuentes son:

- Las caídas sobre la rabadilla, en las que la fuerza del golpe tiende a desplazarla.

- El parto, en el que el feto desplaza el coxis -típicamente hacia atrás- en su paso por el canal del parto. Esto ocurre especialmente cuando existe cierta desproporción entre el tamaño del niño y la pelvis de la madre.

Síntomas

Como los ligamentos que unen el coxis al sacro reciben muchas fibras nerviosas, su distensión o desgarro pueden ser muy dolorosos. Una vez activados los nervios que transmiten dolor también puede desencadenarse la inflamación de la zona.

La luxación del coxis causa un dolor bien localizado en la zona de la rabadilla, habitualmente sin dolor irradiado ni referido a la pierna.

El dolor suele aparecer al estar sentado, especialmente sobre una superficie dura, pues eso incrementa la distensión de los ligamentos o la presión sobre los ligamentos desgarrados. Justo después de producirse la luxación el dolor suele ser constante, aunque aumenta al sentarse.

Riesgos

La luxación no implica ningún riesgo en sí misma.

El principal riesgo es que la lesión tarde mucho tiempo en curarse definitivamente, ya que en condiciones normales la articulación entre el coxis y el sacro no se mueve y, a diferencia de lo que ocurre en otras articulaciones en las que hay músculos potentes que las estabilizan, los ligamentos son prácticamente la única estructura que mantiene unidos ambos huesos. De ahí que si su desgarro es importante, su curación espontánea pueda tardar mucho tiempo.

Diagnóstico

Habitualmente, la historia clínica y la exploración física son suficientes. Si la luxación es importante, puede verse en una radiografía.

Pero entre los sanos existen variantes de la normalidad en relación a la posición del coxis, y es normal que unos sujetos lo tengan en una posición más horizontal (o pivotada hacia atrás) que otros. Por eso, observar un coxis en una postura más pivotada hacia atrás o delante de lo que se considera normal no basta para diagnosticar su luxación. Tiene que existir un antecedente que lo justifique, o una radiografía previa con la que se pueda comparar la posición del hueso y, sobre todo, los síntomas y la exploración física deben sugerirlo.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la luxación no es importante, se debe a la distensión del ligamento y con el tiempo tiende a repararse espontáneamente. En estos casos, suelen bastar analgésicos o antiinflamatorios en la fase aguda, hasta que el dolor se hace fácilmente soportable.

También puede usarse un cojín con un agujero central, un flotador o cualquier otro sistema que evite la presión directa sobre el coxis al estar sentado.

En algunos casos se intenta la reducción manual de la luxación, en la que el médico intenta recolocarlo en su posición correcta. Excepcionalmente, cuando la luxación es muy importante, causa gran dolor y limitación y no tiende a la curación, se plantea la cirugía, en la que se intenta fijar la posición del coxis o incluso se extrae.

Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 18 Marzo, 2014

     © 2003 Fundación Kovacs. All rights reserved. Webmaster · Política de protección de datos