Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs   Mapa web        Buscador
 
   Portada       Acerca del Web de la Espalda   
 
 El dolor de EspaldaTratamientos del dolor de espalda

Base, indicaciones y riesgos: Otros fármacos

Se ha propuesto el uso de antiinflamatorios esteroideos -es decir, derivados de la cortisona-, opioides, antidepresivos y colchicina.

Antiinflamatorios esteroideos

Los esteroides son antiinflamatorios muy potentes, pero sus riesgos también son importantes e impiden su uso sistemático.

Los efectos secundarios más frecuentes son sobre el tubo digestivo, donde pueden causar desde ardores de estómago hasta úlceras sangrantes. También aumentan la cantidad de azúcar en sangre, pudiendo desestabilizar el control de los diabéticos, generan obesidad y la destrucción de las proteínas, causando atrofia muscular a largo plazo, y fragilidad capilar, facilitando la aparición de hemorragias.

Algunas de las Guías de Práctica clínica basadas en la evidencia científica disponible los aconseja por vía intramuscular (no oral) y sólo brevemente y de forma excepcional cuando la sintomatología es muy intensa y resiste los antiinflamatorios no esteroideos. Las Guías de Práctica clínica basadas en la evidencia científica disponible coinciden en señalar que los pocos estudios realizados sugieren que los esteroides por vía oral no son eficaces para el tratamiento del dolor de espalda.

Opioides

Los opioides son fármacos derivados de la morfina. Son calmantes muy potentes y pueden tener efectos secundarios importantes, como estreñimiento, mareo, sudoración, impotencia sexual y adicción. Se desconoce el porcentaje de pacientes en los que pueden aparecer.
Los estudios científicos demuestran que los denominados opiáceos menores, como el Tramadol, sólo o asociado con paracetamol, son eficaces para mejorar el dolor y la limitación que éste ocasiona en las reagudizaciones de los casos crónicos. Se recomienda su uso en los pacientes que no responden a los analgésicos o a los antiinflamatorios no esteroideos.

Antidepresivos

Los estudios científicos disponibles demuestran que algunos fármacos antidepresivos (los denominados tricíclicos o cuatricíclicos) son efectivos para mejorar el dolor de espalda en los pacientes crónicos con dolor intenso que no mejora con otros tratamientos.
Las dosis necesarias para conseguir este efecto analgésico son menores a las que se usan para tratar la depresión. Están indicados en pacientes deprimidos y no deprimidos.
Aproximadamente el 20% de los pacientes padecen efectos secundarios, como sequedad de boca, adormecimiento, estreñimiento y bajadas de la tensión arterial.

Colchicina

Es un fármaco usado en enfermedades reumáticas. Sus efectos secundarios más frecuentes son irritación del tubo digestivo y problemas cutáneos que afectan a un tercio de quienes lo usan, pero también pueden disminuir la fabricación de algunas células de la sangre. Los estudios científicos disponibles no sugieren que sea eficaz para los dolores de espalda

Capsaicina

La Capsaicina es un fármaco que, al ser aplicado en la piel, provoca la liberación a la piel de las sustancias que transmiten el dolor. Su aplicación repetida pretende “vaciar” los nervios de esos neurotransmisores, hasta agotarlos y dificultar o impedir que se transmita el dolor.

Se aplica de forma tópica en forma de parches o pomada.

Los efectos adversos de este medicamento son, en general, leves y transitorios ya que suelen ceder con el tratamiento progresivo. En alguna ocasión puede causar enrojecimiento, picor y sensación de quemazón en la zona de piel tratada, y aparecen en aproximadamente el 30% de los pacientes que los usan.
Las recomendaciones de las Guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica disponible indican su uso para aliviar a corto plazo (hasta tres semanas) el dolor crónico, cuando no son eficaces otros medicamentos.

 

Gabapentina y Pregabalina

Son medicamentos que se emplean en el tratamiento de la epilepsia y del dolor neuropático. Estos fármacos reducen la excitabilidad de los nervios, incluyendo los que transmiten dolor. Están indicados en aquellos casos en los que una raíz nerviosa está irritada o comprimida (y aparece dolor irradiado al brazo –en el caso de las dolencias cervicales- o la pierna –“ciática”, en el caso de las dolencias lumbares-). Las pruebas disponiblespermiten plantear su uso en el caso de dolor irradiado (al brazo o la pierna), pero no en casos de dolor de cuello o espalda sin dolor irradiado.

Fármacos ANTI-TNF

Los inhibidores biológicos del factor de necrosis tumoral (TNF), o “fármacos anti-TNF” son el Etanercept, Infliximab, Adalimunab, entre otros compuestos que están en fase de desarrollo. Todos constituyen una nueva clase de agentes terapéuticos desarrollados para enfermedades inflamatorias crónicas (como la artritis reumatoide, artritis psoriásica, espondilitis anquilosante, enfermedad de Crohn, etc.); existen estudios científicos sobre su uso en estas enfermedades.

Sin embargo los estudios científicos realizados han arrojado resultados contradictorios, y la mayoría sugieren que estos fármacos no tienen efecto o, si lo tienen, es tan pequeño que no resulta clínicamente relevante. Actualmente hay consenso en no utilizarlos en el ámbito clínico, sino sólo en el investigador, en el contexto de estudios experimentales destinados a evaluar si realmente aportan alguna ventaja en algún grupo concreto de pacientes.

Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 21 Febrero, 2014

     © 2003 Fundación Kovacs. All rights reserved. Webmaster · Política de protección de datos