Logotipo de El web de la Espalda
contenido   Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs     Mapa web     
 
   Portada      Área Divulgativa      Acerca del Web de la Espalda   
 

 
 

Preguntas Frecuentes (FAQ)

1. ¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

  1. En más del 90% de los pacientes, el dolor se debe a una afección de la propia espalda. Esas son las que se denominan "afecciones mecánicas" y son de las que trata este Web.
    1. Se reconocen porque el dolor varía con las posturas, los movimientos y los esfuerzos, y no se acompaña de ningún signo de enfermedad general, como fiebre o pérdida de peso.
    2. La mayoría de las afecciones "mecánicas" se deben a un mal funcionamiento de la musculatura de la espalda. Otras veces, pueden ser debidas las lesiones estructurales de los componentes de la columna vertebral, como fisuras, protrusiones o hernias del disco intervertebral o desgaste de la articulación facetaria. En algunos casos, es imposible determinar con exactitud cuál es el origen del dolor.
    3. El dolor causado por las afecciones mecánicas se debe a la activación de los nervios que transmiten dolor, y puede acompañarse de contractura muscular e inflamación. Si le interesa saber cómo se desencadenan estos mecanismos, haga click aquí.
  2. En otros casos, mucho menos frecuentes, el dolor se debe a una afección de la espalda, sino a que se manifiesta en ella una enfermedad general, como un cáncer o una infección.
    1. En esos casos puede haber signos de enfermedad general, como afectación de varias articulaciones u órganos corporales, fiebre o pérdida de peso. La influencia de las posturas, movimientos y esfuerzos suele ser menos evidente. Los dolores de espalda debidos a enfermedades generales requieren el tratamiento específico para su causa, y el dolor no mejora con los tratamientos indicados para las afecciones mecánicas.
    2. Dentro de su rareza, las causas más frecuentes son enfermedades inflamatorias (como la espondilitis anquilosante, o enfermedad de Bechterew), ciertos tipos de cáncer, infecciones del disco intervertebral, la vértebra u órganos cercanos -como el riñón-, y enfermedades vasculares -como los aneurismas de la aorta.

    subir a inicio de página

2. ¿Cómo se trata el dolor de espalda?

Se han propuesto muchos tratamientos, pero pocos han sido evaluados de forma rigurosa y menos han demostrado ser eficaces.

En la sección de tratamientos de este Web se describe en detalle el fundamento, las pruebas de la eficacia -o ineficacia- y las indicaciones de todos los usados para el dolor de espalda.

En la sección "pauta de tratamiento" se describe la estrategia que combina los procedimientos cuya eficacia está demostrada y recomienda la evidencia científica actual.

subir a inicio de página

3. ¿Cómo se previene el dolor de espalda?

En la sección "Como evitar el dolor" de este Web se explica en detalle como prevenir el dolor de espalda. Esencialmente:

  • Manténgase siempre tan físicamente activo como sea posible.
  • Cumpla las normas de higiene postural al adoptar posturas, hacer esfuerzos y realizar los distintos tipos de actividades.
  • Haga ejercicio para mantener en buen estado la musculatura implicada en el funcionamiento de la espalda.

subir a inicio de página

4. ¿Conviene consultar al médico por un dolor de espalda? ¿En qué casos?

Es necesario consultar a un médico en cualquiera de estos supuestos:

  • Si es la primera vez que duele la espalda, para determinar el origen del dolor y confirmar que se trata de una afección "mecánica", es decir, de una afección de la espalda y no de una enfermedad general que se manifiesta en ella, o
  • Si las características del dolor varían en relación a episodios anteriores, para confirmar que sigue tratándose de una afección mecánica, o
  • Si el dolor se extiende al brazo o la pierna, o se acompaña de pérdida de sensibilidad o fuerza, para determinar si se debe a la compresión de un nervio, o
  • Si un episodio de dolor es especialmente intenso o persiste una semana, para establecer el tratamiento necesario.

Es necesario consultar urgentemente a un médico, si se produce uno cualquiera de estos supuestos:

  • El dolor se acompaña de pérdida de control de los esfínteres, o de pérdida de sensibilidad "en silla de montar" -en la zona genital y en la parte interna de la porción superior de los muslos-, o
  • Aparece pérdida de fuerza en brazos o piernas, con o sin dolor, o
  • Aparece fiebre u otros signos de enfermedad general.

En principio, no es necesario consultar a un médico si se trata de un nuevo episodio de dolor en el concurran todas estas circunstancias:

  • Su localización y características son idénticas a las de episodios previamente diagnosticados y tratados por un médico, y
  • Aparece por un desencadenante claro y habitual, y
  • Es poco intenso y mejora o desaparece en pocos días con el tratamiento habitual previamente establecido por un médico.

Sin embargo, en la duda, es siempre mejor consultar, aún cuando no sea necesario, que asumir el riesgo de no hacerlo cuando lo sea.

subir a inicio de página

5. ¿Cómo influyen las posturas que uno usa frecuentemente en el dolor de espalda?

Esencialmente, pueden obligar a la musculatura a hacer esfuerzos excesivos, o aumentar la carga que soporta la columna vertebral hasta desgastarla o lesionarla. En ambos casos, cuánto más potente, simétrica y entrenada esté la musculatura, menor será el riesgo de padecer dolor de espalda.

Por ejemplo, el mantenerse mucho tiempo sentado y la adopción de posturas incorrectas son algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer dolores de espalda.

En las secciones "Factores que aumentan el riesgo de padecer dolor de espalda" y "Factores que predicen la duración del dolor" se describen las posturas, hábitos y actitudes que pueden aumentar esos riesgos y los mecanismos que lo explican.

Una descripción detallada de los métodos para disminuir el riesgo de padecer dolor de espalda al realizar distintos tipos de actividades se muestra en el apartado de "Higiene postural" de la sección "Cómo evitar el dolor de espalda", y un análisis de los factores que inciden en algunos colectivos concretos puede hallarse en las secciones "sedentarios", "embarazadas", "trabajadores" y "adictos al ordenador".

subir a inicio de página

6. ¿Qué medidas son buenas para trabajar con un ordenador?

Es importante vigilar la posición de la pantalla, el teclado y el ratón, la altura de la silla y su respaldo, y deseable cambiar de postura, levantarse, estirarse y andar unos pasos aproximadamente cada 45 minutos.

En el apartado "trabajar con ordenador" de la sección de "higiene postural" de este Web se detallan las medidas a adoptar para disminuir el riesgo de padecer dolores de espalda en esa actividad.

subir a inicio de página

7. ¿Los dolores de cadera tienen que ver con la espalda?

A veces pueden tener que ver:

  • Algunos dolores de espalda pueden referirse a la zona de la cadera. En ese caso, el paciente percibe el dolor en esa área aunque su origen esté en la espalda.
  • En otras ocasiones, el dolor de espalda puede extenderse hacia los glúteos o la cadera. En esos casos, el paciente percibe dolor en la espalda y en la zona de la cadera.
  • A la inversa, y aunque no está demostrado, muchos médicos opinan que algunas afecciones crónicas de la cadera, como la artrosis de cadera, pueden causar vicios posturales y desequilibrios en el reparto de cargas al estar de pie y andar, que a largo plazo aumenten el riesgo de padecer dolores de espalda.

Sin embargo, el dolor de espalda y las alteraciones de la cadera que causan dolor son afecciones intrínsecamente distintas. Pueden existir por separado, o pueden coincidir en un mismo paciente sin que eso signifique que estén relacionadas.

subir a inicio de página

8. ¿El tiempo atmosférico influye en el dolor de espalda?

Algunos pacientes con dolor de espalda afirman sentir más dolor con los cambios de tiempo. Una explicación podría ser la variación de la presión atmosférica. En el interior de las articulaciones, incluyendo la articulación facetaria hay vacío (presión cero). Ese vacío facilita que los huesos se mantengan juntos. El descenso de la presión atmosférica podría causar un efecto de succión que agravara la eventual inflamación existente en la zona. Eso explicaría que el dolor apareciera o se agravara al disminuir la presión atmosférica, es decir, unas horas antes de que cambiara el tiempo.

Por otra parte, en los casos en los que el dolor se debe a una alteración orgánica de la columna vertebral, las variaciones del tiempo atmosférico pueden tal vez facilitar que el paciente sienta más dolor, pero no agravan la alteración que lo causa.

subir a inicio de página

9. ¿Qué posturas son buenas para dormir?

Las características de la superficie de descanso pueden ser tan importantes como las posturas.

En el apartado "Cuidados al estar en la cama" de la sección "Higiene postural" de este Web se describen con detalle e imágenes las posturas más adecuadas al dormir y los criterios que debe cumplir la superficie de descanso de acuerdo al consenso de los especialistas en este campo, pues todavía no existen estudios fiables al respecto.

subir a inicio de página

10. ¿Qué posturas son buenas para estudiar?

En el apartado "Cuidados al estar sentado" de la sección "Higiene postural" de este Web se describen con detalle e imágenes las posturas más adecuadas al estar sentado y los criterios que debe cumplir la silla de acuerdo al consenso de los especialistas en este campo, pues todavía no existen estudios fiables al respecto.

subir a inicio de página

11. ¿Influyen las piernas en el dolor de espalda? ¿Cómo?

Pueden influir por varios mecanismos:

  • La distinta longitud de las piernas (llamada "heterometría de los miembros inferiores") puede causar posturas de escoliosis -desviación lateral de la columna vertebral-. Antiguamente se creía que la heterometría y la escoliosis siempre causaban dolor de espalda, pero hoy en día se sabe que la escoliosis no causa ni aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda salvo que sea muy importante -superior a 60º-. Tampoco lo causa la heterometría cuando la diferencia de longitud de las piernas es de menos de 1 centímetro. Se acepta que puede aumentar el riesgo de padecerlo si es de más de 2 cms. y se duda en los casos en los que es de entre 1 y 2 cms. Aunque los estudios realizados no han demostrado que colocar un alza en el zapato de la pierna más corta tenga efecto sobre el dolor de espalda, se suele recomendar probarlo en aquellas heterometrías de más de 1 centímetro, y retirarlas si no tienen efecto o son contraproducentes.
  • Por otra parte, carecer de una musculatura potente, resistente, entrenada y flexible en las piernas puede aumentar el riesgo de padecer dolores de espalda. Los isquiotibiales -músculos de la parte posterior del muslo, que permiten flexionar la rodilla- y los glúteos -músculos que forman las nalgas y permiten llevar el muslo hacia atrás y enderezar la espalda sobre la pelvis) intervienen en el adecuado funcionamiento de la espalda. Además, si está poco desarrollado y entrenado el cuadriceps -músculo de la parte anterior del muslo que permite estirar la rodilla-, es fácil adoptar posturas incorrectas al agacharse o estar de pie y obligar a la musculatura de la espalda a hacer más esfuerzo del necesario, aumentando el riesgo de padecer dolores de espalda.

subir a inicio de página

12. ¿Qué medidas preventivas hay si se carga peso con frecuencia?

La manipulación de cargas ha demostrado ser uno de los factores que aumentan el riesgo de padecer dolor de espalda.

Para disminuir ese riesgo, es eficaz:

  • Tener una musculatura potente y entrenada en la espalda. Eso aumenta la fuerza de la espalda, su resistencia estructural a la carga y la coordinación de la musculatura que permite soportar la carga.
  • Manejar la carga con las estrategias y posturas correctas, que dismuyen la presión sobre la columna vertebral y el esfuerzo que debe hacer la musculatura de la espalda. En el apartado "Cuidados al cargar peso" de la sección "Higiene postural" de este Web se describen detalladamente y con imágenes las formas más adecuadas para cargar peso.

subir a inicio de página

13. ¿Es malo llevar mochila a diario?

Depende de la cantidad de peso que se cargue y de las alternativas que existan:

  • El peso transportado en la mochila no debe exceder del 10% del sujeto. Los escolares que llevan sus libros a clase suelen exceder ese límite. En ese caso, lo perjudicial no es el método de transporte, sino la carga excesiva.
  • Cuando es posible, es mejor evitar el transporte de la carga. Por ejemplo, las taquillas en los colegios serían una buena opción.
  • Si hay que transportar la carga, lo mejor es que la espalda no la padezca. Una mochila con ruedas, que permita estirarla en vez de cargarla, es la mejor alternativa, especialmente si su diseño le permite ajustarse a la altura del sujeto y arrastrarla cómoda y ergonómicamente.
  • Si la mochila con ruedas no es posible, llevar la mochila en el centro de la espalda, colgada de ambos hombros, lo más cerca posible del cuerpo y sujeta a la espalda, es mejor alternativa que transportar el peso cargado de un hombro o colgado de un brazo.

subir a inicio de página

14. ¿Qué es la Fundación Kovacs?

La Fundación Kovacs es la promotora y coordinadora del Web de la Espalda. Es una institución española, sin ánimo de lucro, dedicada a la investigación científica, la asistencia sanitaria y la promoción de la salud pública.

Está especializada en las dolencias de la espalda y sus proyectos de investigación han reunido a 694 investigadores, de todas las profesiones sanitarias y especialidades médicas relevantes (atención primaria, reumatología, rehabilitación, ortopedia, radiología, epidemiología, fisioterapia, psicología, economía de la salud, medicina, etc.) www.reide.org.

Su Web institucional (www.kovacs.org) muestra información detallada y actualizada sobre sus actividades y miembros.

subir a inicio de página

15. ¿Por qué mantienen esta página si no tiene fines comerciales y es gratuita?

Porque es uno de los programas de promoción de la salud pública de la Fundación Kovacs, una institución española sin ánimo de lucro. El objetivo de esta página es ofrecer y difundir al público general la información más amplia, fiable y actualizada sobre la espalda y sus dolencias, con el fin de aprender a prevenirlas y manejarlas.

Esta página no tiene fines comerciales porque la Fundación Kovacs es una institución sin ánimo de lucro. Es gratuita:

  • Para facilitar la consecución de sus objetivos al permitir que la información que brinda sea accesible desde cualquier lugar del mundo sin discriminación económica.
  • Porque así lo permite el esfuerzo económico que hace la propia Fundación Kovacs.

subir a inicio de página

16. ¿Qué opinan sobre la acupuntura?

En el apartado "acupuntura", dentro de la sección "Tratamientos propuestos para el dolor de espalda" encontrará la información más fiable y actualizada sobre la acupuntura y su eventual aplicación en dolencias de la espalda.

En resumen, los estudios científicos realizados impiden afirmar la eficacia de la acupuntura para el tratamiento de las dolencias de la espalda.

subir a inicio de página

17. ¿Qué opinan sobre el reikhi?

No se han encontrado estudios científicos que evalúen la eficacia del reikhi para el tratamiento de las dolencias de la espalda, por lo que carecemos de datos para responder.

subir a inicio de página

18. ¿Son peligrosas las operaciones de espalda?

En el apartado "Cirugía de columna vertebral" de la sección "Tratamientos" encontrará la información más actualizada y fiable sobre los riesgos e indicaciones de la cirugía de columna vertebral.

En general, la cirugía de columna vertebral tiene los riesgos inherentes a toda cirugía. El riesgo de complicaciones, como infecciones o hemorragias es inferior al 2%, y el de muerte todavía más bajo. El principal riesgo es que la operación no sea eficaz, y la forma de prevenirlo es intervenir tan sólo a aquellos pacientes en los que hay signos que demuestran la indicación de hacerlo.

En la sección "alteraciones orgánicas de la columna vertebral" se indican los criterios que aconsejan intervenir quirúrgicamente el pequeño porcentaje de casos concretos de hernias discales, estenosis de canal, espondilolistesis o escoliosis que deben serlo. En general, la cirugía está indicada en menos del 1% de los pacientes con dolencias de la espalda.

subir a inicio de página

19. ¿Qué medicamentos son los más indicados para el dolor de espalda?

En el apartado "Fármacos" de la sección "Tratamientos" encontrará la información más actualizada y fiable sobre los efectos, riesgos e indicaciones de los medicamentos usados para el dolor de espalda, y en la sección "Pautas recomendadas de tratamiento" encontrará las pautas sucesivas que se recomiendan.

En general, para las dolencias de la espalda se usan analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos o relajantes musculares.

Sin embargo, en muchos países es legalmente necesario y en todo caso siempre es conveniente para su salud que sea un médico, y sólo un médico, quién valore la indicación de un fármaco, lo prescriba y evalúe su efecto. Él es el único experto en su salud que tiene la formación necesaria para hacerlo y además carece de motivaciones económicas para influencien su consejo.

subir a inicio de página

20. ¿Cuándo está indicado tomar medicación?

En el apartado "Fármacos" de la sección "Tratamientos" encontrará la información más actualizada y fiable sobre las indicaciones de los distintos tipos de medicamentos usados para el dolor de espalda, y en la sección "Pautas recomendadas de tratamiento" encontrará las pautas sucesivas que se recomiendan.

En general, está indicado en las fases agudas de dolor, cuando es suficientemente intenso o limitante como para justificar sus efectos secundarios y riesgos, o en los períodos de exacerbación en los crónicos.

El uso de los fármacos debe ser tan breve como sea posible, pues los estudios científicos realizados demuestran que su menor uso se asocia a un mayor efecto cuando se utilizan, una disminución del riesgo de efectos secundarios y un menor riesgo de cronificación de la dolencia.

subir a inicio de página



      
Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 31 Enero, 2014

      © 2003 Fundación Kovacs. Todos los derechos reservados. Webmaster · Política de protección de datos