contenido    Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs   Mapa web        Buscador
 
   Portada       Acerca del Web de la Espalda   
 

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

 El dolor de Espalda  > Causas del dolor > Alteraciones de la estructura de la columna vertebral

Artrosis facetaria

Qué es

Es la degeneración del cartílago que separa la articulación que forman las láminas de 2 vértebras superpuestas.

Cómo se produce

La artrosis facetaria se produce por el normal desgaste del cartílago de la articulación facetaria. En la juventud, ese cartílago es espeso y amortigua la carga que soporta la articulación, pero va perdiendo grosor a medida que transcurren los años. A partir de los 30 años es normal que la radiología muestre signos iniciales de artrosis facetaria.

Como el disco intervertebral soporta más peso que la articulación facetaria, habitualmente la artrosis vertebral aparece antes y evoluciona más rápidamente que la artrosis facetaria.

La hiperlordosis puede incrementar la carga que soportan las articulaciones facetarias, y acelerar su desgaste.

Síntomas

En sus fases iniciales, la artrosis facetaria no provoca dolor ni otros problemas. De hecho, los nervios del dolor no están en el cartílago, sino en el hueso subyacente, por lo que hace falta que el desgaste de la articulación sea suficientemente intenso como para llegar a ese nivel para que empiece a provocar dolor.

Cuando éste aparece, se diagnostica un "síndrome facetario".

Riesgos

Si la degeneración es muy importante, el cartílago ya no amortigua la carga de la articulación y el hueso puede deformarse. Esta deformación puede llegar a provocar una estenosis espinal y comprimir alguna estructura nerviosa.

Diagnóstico

La radiografía permite detectar la artrosis facetaria. La resonancia magnética y/o el scanner permiten observarla mejor y en fases más iniciales.

Tratamiento

Habitualmente, la artrosis facetaria no provoca dolor y no requiere tratamiento. El ejercicio puede ser útil para prevenir su progresión, especialmente en casos en los que existe hiperlordosis.

Cuando la artrosis facetaria provoca dolor, se debe a la activación del mecanismo neurológico por la excitación de los nervios del dolor que hay bajo el cartílago de la articulación facetaria. En ese caso, se aplican distintos tratamientos.

La cirugía sólo se recomienda cuando la deformación del hueso llega a comprimir alguna estructura nerviosa.

 

Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 18 Marzo, 2014

     © 2003 Fundación Kovacs. All rights reserved. Webmaster · Política de protección de datos